Páginas vistas en total

jueves, 12 de enero de 2012

El Aguila y el Nopal




Hace mucho, mucho tiempo, el pueblo mexicano desolado y apesadumbrado  buscaba lugar para asentarse, formar una ciudad, y tener un sitio propio donde establecerse. Hasta ese momento habían vivido errantes por las tierras y luchaban contra otros pueblos que los expulsaban de sus territorios obligándolos a vagabundear.

Rogaban incesamente a Huitzilopochtli que les ayudara y dejar de esta manera de vivir sometidos a otros pueblos que los hacían trabajar y los enviaban a la guerra.

El dios les habló y les indicó que caminaran, y buscaran un lugar que el les indicaba: allí donde encontraran un águila devorando una serpiente allí establecieran su ciudad pues sería el lugar propicio para que los mexicas prosperaran, serían fuertes y como pueblo escogido vencerían a sus vecinos, los tepanecas, los culhuas, los xochimilcas; los dominarían y serían los aztecas los gobernantes de la tierra.

Estuvieron mucho tiempo buscando lo que les habían indicado, cansados enviaron unos hombres adelantándose para ver que descubrían.

Los hombres caminaron y pasando unas lomas vieron parada sobre un nopal a un águila grande devorando a una serpiente, allí vieron un lago y allí fundaron Tenochtitlan, su capital, una ciudad sobre un lago.

Como les había pronosticado el dios los mexicas (aztecas) fundaron su ciudad, se convirtieron en grandes guerreros, dominaron a sus vecinos y prosperaron grandemente.

15 comentarios:

  1. no hay algo mas completo?

    ResponderEliminar
  2. como que falta mas informacion...

    ResponderEliminar
  3. no es nada de lo que ustedes digieren le falta todo

    ResponderEliminar
  4. Grasias Sirvio De Algo Un Poco De Info.

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS PACO :') NO ENCONTRABAMOS UNA LEYENDA NORMAL Y ENTENDIBLE. TODO ERA MU'LARGO. TKM (LLLLL).

    ResponderEliminar
  6. q tiene de mlo los coentos son chdos

    ResponderEliminar
  7. son pts los que ecbn eso

    ResponderEliminar
  8. si no te gusta bete mucho a chingar tu fakin mother bich

    ResponderEliminar
  9. Yo he intentado encontrar algo mas completo, pero por el momento no he conseguido nada.

    ResponderEliminar
  10. no era el pueblo mexicano era mexica......XD.....

    ResponderEliminar
  11. Cuaucóhuatl y Axolohua fieron pasando y miraron mil maravillas allí entre las cañas y las juncias.
    Ese había sido el mandato que les dio Huitzilopochtli a ellos que eran sus guardianes, eran sus padres los dichos.
    Lo que les dijo fue así: - “En donde se tienda la tierra entre cañas y entre juncias, allí se pondrá en pie, y reinará Huitzilopochtli.”
    Así por su propia boca les habló y esta orden les dio.
    Y ellos al momento vieron: sauces blancos, allí enhiestos; cañas blancas, juncias blancas, y aun las ranas blancas, peces blancos, culebras blancas: es lo que anda por las aguas.
    Y vieron después donde se parten las rocas sobrepuestas, una cueva: cuatro rocas la cerraban. Una al oriente se ve, nada de agua tiene, es sin agua que se agita.
    La segunda roca de la cueva ve al norte: se ve que está sobrepuesta, y de ella sale el agua que se llama agua azul, agua verdosa.
    Cuando esto vieron los viejos se pusieron a llorar.
    Y decían: - ¿Con que aquí ha de ser?
    Es que estaban viendo lo que les había dicho, lo que les había ordenado Huitzilopochtli.
    Es que él les había dicho:
    -“Habéis de ver maravillas muchas entre cañas y entre juncias.”
    ¡Ahora las estamos mirando – decían ellos –, y quedamos admirados!
    ¡Cuán verdadero fue el dicho, bien se realizó su orden!
    Van a buscar a los mexicanos y les dicen:
    - “Mexicanos, vamos, vamos a admirar lo que hemos contemplado. Digamos al
    Sacerdote: él dirá qué debemos hacer.”
    Fueron a Temazcatitlan y allí se detuvieron. Por la noche vinieron a ver, vieron a mostrarse unos a otros y era el sacerdote Cuauhtlaquezqui, que es el mismo Huitzilopochtli.
    Dijo él: - Cuaucóhuatl, ¿habéis visto allí todo lo que hay entre cañas y juncias? ¡Aún resta ver otra cosa!
    No la habeís visto todavía.
    Id y ved un nopal salvaje: y allí tranquila veréis un águila que está enhiesta. Allí come, allí se peina las plumas, y con eso quedará contento vuestro corazón: ¡allí está el corazón de Copil que tú fuiste a arrojar allá donde el agua hace giros y más giros! Pero allí donde vino a caer, y habéis visto entre los peñascos, en aquella cueva entre cañas y juncias, ¡del corazón de Cópil ha brotado ese nopal salvaje! ¡Y allí estaremos y allí reinaremos: allí esperaremos y daremos encuentro a toda clase de gentes!
    - Nuestro pechos, nuestra cabeza, nuestras flechas, nuestros escudos, allí les haremos ver: a todos los que nos rodean allí los conquistaremos! Aquí estará perdurable nuestra ciudad de Tenochtitlan! El sitio donde el águila grazna, en donde abre las alas; el sitio donde ella come y en donde vuelan los peces, donde las serpientes van haciendo ruedos y silban! ¡Ese será México Tenochtitlan, y muchas cosas han de suceder!”
    - Dijo entonces Cuauhcóatl: - ¡Muy bien está mi señor sacerdote:
    ¡Lo concedió tu corazón: vamos a a hacer que lo oigan mis padres los ancianos todos juntos!
    Y luego hizo reunir a los ancianos todos Cuauhcótal y les dio a conocer las palabras de Huitzilopochtli.
    Las oyeron los mexicanos. Y de nuevo van allá entre cañas y entre juncias, a la orilla de la cueva.
    Llegaron al sitio donde se levanta el nopal salvaje allí al borde de la cueva, y vieron tranquila parada el Águila en el nopal salvaje: allí come, allí devora y echa a la cueva los restos de lo que come.
    Y cuando el Águila vio a los mexicanos, se inclinó profundamente.
    Y el Águila veía desde lejos.
    Su nido y su asiento era él de cuantas finas plumas hay: plumas de azulejos, plumas de aves rojas y plumas de quetzal.
    Y vieron también allí cabezas de aves preciosas y patas de aves y huesos de aves finas tendidos en la tierra.
    Les habló el dios y así les dijo:
    - Ah, mexicanos: aquí sí será! ¡México es aquí! Y aunque no veían quién les hablaba, se pusieron a llorar y decían: - ¡Felices nosotros, dichosos al fin: hemos visto ya dónde ha de ser nuestra ciudad! ¡Vamos y vengamos a reposar aquí!




    ResponderEliminar